Varios temas de tu interes

5 Razones por las que te despiertas cansado

 

Son muchas las personas que diariamente se despiertan cansados y han pensado que durmieron de la mejor manera, cuando muchas veces no es cierto.

¿Y cuales son las razones que intervienen a que nos despertemos cansado? Justo es lo que veremos en este artículo, serán las cinco razones más comunes y de esta manera podrás evitarla a como de lugar. ¡Así que pon mucha atención!

Razones por las que te despiertas cansado

Insomnio

Este es un trastorno del sueño que se basa principalmente en la privación constante del sueño durante la noche. Esta condición tiene graves consecuencias sobre el organismo, es necesario que acudas a un experto para saber si este es tu problema, y actuar lo más rápido posible.

Alcohol

El efecto sedante que tiene esta sustancia desestabiliza el cronómetro interno del sueño, provocando que la persona sienta un “desfase” entre su horario interno y las horas del día. Esto influye gravemente sobre tus niveles de energía. Trata de reducir el consumo de alcohol si lo tomas con frecuencia, o busca ayuda profesional si se ha convertido en una adicción.

Mala higiene del sueño

Con “mala higiene” nos referimos a algunos hábitos que llevamos a cabo antes de ir a dormir y que interrumpen el funcionamiento de este proceso vital. Estos hábitos pueden ser la adicción a la tecnología o comer alimentos pesados antes de ir a dormir, entre muchos otros. Si sueles hacer esto, lo mejor será que examines tus hábitos y hagas todo lo posible para contrarrestarlos, por tu propio bien.

Astenia

La astenia es una enfermedad que ataca a ciertas personas tanto mental como físicamente y que se manifiesta en el agotamiento y cansancio general, incluso cuando se ha dormido adecuadamente. Esta enfermedad suele producirse en primavera y debe consultarse a un especialista para ser tratada adecuadamente.

Depresión

La depresión es un trastorno psicológico bien conocido que también afecta en el proceso del sueño. Las personas con depresión sienten el deseo de dormir todo el día, sin embargo, los pensamientos que rondan en sus cabezas constantemente les evitan descansar de forma adecuada. Infórmate sobre los síntomas de la depresión y visita a un profesional si quieres recibir ayuda autorizada.

Ahora ya sabes el motivo por el cual todos tus días te levantes de una fea manera.

5 Pasos que te ayudarán a saber que quieres de tu vida

Llega un momento en nuestra vida en la cual no sabemos que rumbo tomar y mucho menos sabemos lo que hacemos, por lo que a toda costa buscando ayuda en todos lados.

Si en estos momentos pasas por esto, entonces te queremos ayudar con una serie de pasos que debes seguir y te ayudarán a saber que quieres de tu vida. ¡Mucha atención!

Pasos que te ayudarán a saber que quieres de tu vida

 

 

 

 

 

1. Desarrolla una visión de tu vida a 5 años

El mundo está lleno de oportunidades, pero cuando surgen las dudas y las inseguridades, nosotros mismos somos el peor obstáculo para nuestra felicidad. Cambiar tu día a día para mejor implica elegir antes de nada un destino y dar un paso para llegar allí. Por ello, para saber qué quieres hacer con tu vida debes definir primero qué tipo de destino es el que quieres para ti.

2. Lee, conecta con tu entorno, inspírate, sé receptivo

La lectura de un buen libro de autoayuda es increíblemente poderosa, siempre y cuando seas capaz de adoptar y poner en práctica las ideas que encuentras en ese libro. Leer solamente no va a suponer nada para ti si no aplicas los consejos que encuentras.

Asimismo y no menos importante, también es esencial que empieces a aplicar una adecuada apertura mental, emocional y experiencial.

3. Participa en tareas como voluntario

Participar en labores como voluntario te permitirá conocer personas interesantes, motivadas y positivas. Además, te ayudará a descubrir en ti mismo aspectos más profundos, esos que a menudo nos ayudan a dar mayor sentido a nuestra existencia. Si no sabes qué quieres hacer con tu vida, este paso es a menudo muy catártico, muy liberador y satisfactorio.

4. Busca una pasión

Todos hemos querido hacer algo alguna vez, pero no siempre hemos aunado el suficiente valor para llevarlo a cabo. Los motivos pueden ser varios, desde el “no tengo tiempo” al “qué dirán” o el “cómo me voy yo a poner a hacer esto a mis años”. Si estos enunciados aparecen con frecuencia en tu cabeza haz un reseteo mental y líbrate de los no puedo o se me ha pasado el tren para ciertas cosas.

La vida debe vivirse con pasión. Solo así aparece el auténtico sentido, solo así se saborea en cuerpo, mente y emociones.

5. Aprende a tomar decisiones

Cuando no sabes qué quieres hacer con tu vida hay un aspecto de tu crecimiento personal que está fallando. Nos referimos a esa elevada incapacidad para tomar decisiones. Nos cuesta, surgen las dudas, las inseguridades… Son tantos nuestros miedos que al final no decidimos nada y optamos por quedarnos en ese lugar donde nada nuevo acontece: la zona de confort.

Sigue estos pasos y te ayudarán a saber lo que quieres en tu vida.

5 Claves para aprender a amarse a uno mismo

 

 

 

 

 

 

Es muy importante tener muy presente que en esta vida nos irá bien si no comenzamos a amarnos a nosotros mismos, algo que pareciera ser sencillo, pero lo cierto es que no es así.

Son ciertas claves en la vida que nos ayudan a amarnos a nosotros mismos y que muy pocos la saben, por ello es que en este artículo les compartimos cinco claves importantes y que no serán de ayuda sino las aplicas a la brevedad posible. ¡Atentos!

Claves para aprender a amarse a uno mismo

1. Plantea con optimismo el presente para construir un buen futuro

Quererse a uno mismo también pasa por dejar de exigirnos más de lo que realmente somos. Aspirar a mejorar en la vida y como personas es un proyecto noble, pero no debe llevarnos a la ansiedad y a infravalorar cómo somos actualmente. Debemos aprender a romper con las falsas creencias que condicionan nuestro presente y nuestro futuro, además de perdernos cosas valiosas de nuestra vida actual y de nuestra personalidad.

2. Atrévete a ser tú mismo y a mostrarte tal como eres

Quererse a uno mismo significa mostrarse tal cual somos en los distintos ámbitos en que nos movemos. Debemos afrontar la realidad, con sus obstáculos y dificultades. Siendo concientes de nuestro potencial podemos conectar mejor con las personas y enfocarnos hacia nuestros objetivos personales.

3. Quererse a uno mismo es ser capaz de amar a los demás

Aprender a querernos a nosotros mismos nos va a reportar una mayor capacidad para amar a otras personas. ¿Por qué? Cuando cuidamos nuestro bienestar psicológico, estamos labrando una larga lista de buenos hábitos y actitudes que afectan positivamente a cómo nos enfrentamos al mundo. Desde una buena base de autorrespeto estamos en sintonía con las demás personas que también se quieren a sí mismas, y podemos entablar relaciones saludables que nos permiten relacionarnos desde la sinceridad y poder crecer y madurar juntos.

4. Pierde los miedos y ataduras

Cuando estamos preparados para asumir quiénes somos conseguimos amarnos a nosotros mismos. Entonces nos liberamos de la presión por fracasar, y es cuando se produce el máximo desarrollo personal de nuestras habilidades y capacidades. Amarse a uno mismo implica también un mejor conocimiento sobre uno mismo. ¿Sabes cómo puedes lograr encontrarte a ti mismo para ser más feliz?

5. Abre tu mentalidad y libérate: tu vida es tuya

Amarse a uno mismo es también abrirse y liberarse de ciertos condicionamientos y expectativas que otros han depositado en nosotros. No podemos permitir que nuestra vida transcurra en una especie de burbuja, debemos tratar de superar las ataduras, comprender que solo están en nuestra mente y empezar a conectar con personas o aficiones que no nos habíamos dado la oportunidad de conocer.

Incluye estas claves en tu vida y verás como te irá mejor.

¿Sientes que te caes mientras duermes?

 

 

 

 

 

Si has soñado alguna vez que, de pronto, caes al vacío o simplemente caes de la cama, entonces formas parte de ese 95% de la población que comparte un mismo patrón onírico. Seguro que esta corta y súbita experiencia te ha hecho despertarte alarmado y con la respiración agitada. Un sobresalto que lejos de propiciar un sueño relajado nos llena de inquietud en la tranquilidad de la noche.

Pero, ¿por qué ocurre? Te lo explicamos a continuación y te damos unos pequeños consejos para evitar que te suceda más veces.

Hablemos primero de esa experiencia tan común: la de soñar que nos caemos de la cama. Si haces un pequeño esfuerzo de memoria, te darás cuenta de que este fenómeno se da sobre todo en los primeros instantes del sueño, a los pocos minutos de cerrar los ojos e incluso cuando nos quedamos dormidos en el sofá. Sin saber cómo, experimentamos de improviso una sensación extraña, como si estuviésemos a punto de volcar, de caer.

Expertos de la Unidad del Sueño del Hospital de Madrid, nos explican que esto se debe básicamente a una estructura muy concreta: el sistema vestibular. Es este el que nos permite mantener el equilibrio y el que hace que logremos mantener adecuadamente regulado el cuerpo y el sistema cinestésico.

Pero ¿qué ocurre entonces cuando estamos dormidos? Que se da una pequeña descompesación entre los impulsos del sistema vestibular y el cinestésico. Al haber un estado disociado de conciencia -estar medio dormidos- se produce un leve error de información entre ambos centros de nuestro cuerpo. Es algo que se da al inicio del sueño y que es una sensación breve. Breve, pero que siempre consigue que nos despertemos sobresaltados. Puede que hasta alguna vez, de la impresión, hayas caído verdaderamente de la cama.

El fascinante mundo de los sueños y los caprichos cerebrales

Pensemos ahora en todos esos sueños que hemos experimentado, en los cuales, nos vemos a nosotros mismos cayendo al vacío: un acantilado, un camino que de pronto desaparece bajo nuestros pies y nos hace descender, una escalera que se convierte en humo… etc. Ahora, hazte una sencilla pregunta ¿Cómo te encontrabas esos días? ¿Estabas nervioso por algo? ¿Inquieto tal vez? ¿Estresado?

Muchas veces nos metemos a la cama con un sinfín de pensamientos en la mente. Aún no hemos cortado ese “cordón umbilical” que separa el día del instante “de descanso”. Ahí donde necesitamos ya estar relajados y tranquilos para sentir el alivio de la cama y refugio de un sueño reparador.

Es muy frecuente que en esos días en que hemos hecho muchas cosas, nuestro cerebro llegue a conciliar el sueño pero aún esté presente en el área de esa actividad, esa presión y esa ansiedad. El cuerpo sin embargo está relajado, muy relajado… pero él no, de ahí que exista esa desigualdad mente-cuerpo y el cerebro lo interprete, sencillamente, como una “caída”.

Por si fuera poco, en esa caída al vacío el cerebro también nos prepara ante la idea de sentir dolor, aumentando así el nivel de adrenalina de un modo tan intenso que acabamos despertando sobresaltados. De un “salto”.

Este fenómeno también está relacionado con la “parálisis hipnagógica“, o más reconocida como la parálisis del sueño. Nuestro cerebro nos da una alarma neurológica de peligro real, incluso muchos de nuestros sentidos se activan: oído, vista… y sin embargo, somos incapaces de reaccionar. Nuestro cuerpo sigue relajado mientras el cerebro es todo un carrusel de emociones y pánico.

Y entonces ¿qué debemos hacer para no sufrir estas experiencias? ¿para conciliar un sueño tranquilo en el cual, no nos despeñemos, por ejemplo, por un barranco? Separa las preocupaciones diarias en cuanto llegues a casa, en especial cuando llegue el momento de ir a la cama. Recuerda que lo ideal es cenar dos horas antes de ir a dormir, algo ligero y que le de tiempo al estómago de diferir con tranquilidad. Toma una ducha caliente y recuerda también apagar el ordenador y dejar a un lado el móvil una hora antes de acostarte. Este tipo de ondas presentes en los aparatos electrónicos tienden a estimular muchísimo nuestro cerebro impidiendo un sueño tranquilo.

 

Si te gustó este artículo no dudes en dejarnos un comentario, además de compartirlo. Recuerda seguir nuestra página de Facebook para que no te pierdas todos los artículos que tenemos para ti. ¡Gracias!